El corcho es “cool”

28/10/2021

En los últimos años, el corcho está viviendo una edad de oro en el sector del interiorismo. Utilizado tradicionalmente como aislante térmico y acústico, en la actualidad hay infinidad de opciones para aplicarlo como revestimiento decorativo de suelos y paredes, e incluso firmas como Vitra o Ikea lo utilizan para la fabricación de mobiliario y accesorios decorativos.

Pero, ¿qué es el corcho? El corcho es la corteza del alcornoque, que cada 9 ó 10 años “muda de piel” y se libera de ella. Es, por tanto, una materia prima 100% natural para cuya obtención no se necesita talar un solo árbol ni se genera ningún residuo. Biodegradable, extremadamente ligero y elástico, resistente al agua, antibacteriano e imputrescible, el corcho es un excelente aislante térmico y acústico, y es 100% reciclable.

Fue a comienzos del siglo XX cuando los norteamericanos comenzaron a utilizar el corcho como elemento constructivo. De hecho, es uno de los revestimientos que Frank Lloyd Wright utilizó en los interiores de su “casa de la cascada”. Primero lo utilizaron como aislante térmico y acústico, pero pronto descubrieron sus cualidades como revestimiento de suelos. Como pavimento contínuo (a base de rollos), y en formato de loseta o de tablilla (con diversos matices que emulan las variaciones de tono de la tarima de madera), el suelo de corcho produce una sensación mullida muy agradable a la pisada.

Aunque mi alternativa favorita es utilizarlo para revestir paredes. Ideal en un estudio u oficina doméstica (para poder clavar fácilmente notas, fotografías o crear moodboards) y en cualquier habitación a la que se desee aportar calidez y textura. Para proyectos de corte contemporáneo, los paneles de corcho en 3D ayudan a acentuar una pared y crean efectos muy originales.

En cualquier caso, si utilizarlo como revestimiento te parece too much, siempre puedes añadir a tu interior una pieza de la Cork Family de Jasper Morrison para Vitra o de la colaboración de Studioilse con Ikea.

Por si todas las cualidades del corcho no fueran suficientes, también tenemos que tener en cuenta que el bosque de alcornoques o alcornocal es uno de los ecosistemas de mayor valor en términos de biodiversidad, dando cobijo a algunas de las especies animales más amenazadas del Mediterráneo, como el águila imperial o el lince ibérico. Además, dada su alta resistencia al fuego gracias a la protección que le proporciona la capa de corcho que lo rodea, la presencia del alcornoque reduce el riesgo de incendios. Asimismo, es un freno a la desertización, gracias a la capacidad de los alcornoques de retener el terreno en sus raíces al mismo tiempo que con sus copas frenan la intensidad de la lluvia y mitigan su efecto erosivo.

Con todo lo dicho, ¿considerarías utilizar el corcho en tu próxima reforma? Si necesitas ayuda con ella, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

¡Un abrazo!

Comparte
Comentarios
Añadir
Añade un comentario